Agresividad en las ventas

¿Cuándo una venta se puede considerar agresiva?

Hace un mes, aproximadamente, compré una formación que conlleva transformación personal. El proceso de venta fue una sesión estratégica, al final de la cual me ofrecieron el producto/servicio y si quería obtener un descuento en el precio tenía que hacer el pago en ese mismo momento, en la propia llamada telefónica.

Hice la compra porque era algo que necesitaba para evolucionar en mi proceso actual.

Pero pasadas unas horas, mi cerebro racional empezó a decirme cosas como:

“La venta fue muy agresiva”.
“Debería habérmelo pensado”.
“Es mucho dinero”.
“Puedes hacerlo sin ese servicio”.
Y un largo etcétera.

Ahora que ha pasado un mes, y he avanzado en la formación, agradezco enormemente esa “venta agresiva”.

Observar el proceso de mis propios pensamientos y sensaciones en la compra de esta formación, me ha hecho pensar mucho en las reuniones que he tenido en los últimos meses con clientes potenciales que necesitan hacer un cambio en sus empresas y en ellos o ellas mismas para que mejoren sus empresas y sus vidas.

En estas reuniones, la persona con la que me reunía estaba segura de sus necesidades concretas y también de que yo podía solucionarlas. Pero al tratarse de una propuesta personalizada, adaptada a cada cliente, la propuesta no se cierra en esa reunión.

Y ahí es cuando el cerebro racional empieza a buscar todas las excusas posibles para no tener que hacer el esfuerzo de cambio, alargando, y a veces impidiendo, el proceso de venta.

Los procesos de cambio consumen mucha cantidad de energía, y obligan al cerebro a hacer transformaciones. Nuestro cerebro está programado para ahorrar energía, por tanto, buscará todas las excusas posibles para que no hagamos cambios, para que nos mantengamos en el lugar donde estemos, que, sea bueno o malo, es lo que conoce y no exige esfuerzo.

Como conclusión, considero que la venta donde te incitan a tomar una decisión en el mismo instante (la que mucha gente considera agresiva), es necesaria cuando hablamos de venta de productos o servicios que impliquen una transformación de nuestros hábitos, creencias, valores, o sea, un cambio real en nuestro mundo, sea el personal o el de la empresa, porque es en ese momento cuando estamos conectados con lo que necesitamos para mejorar nuestras vidas, y no intervienen las excusas del cerebro.

Posts relacionados

image

Claves para una Transición Exitosa en Empresas Familiares.

Las empresas familiares constituyen un pilar fundamental del tejido empresarial en España, especialmente en las Islas Canarias, basadas en valores, experiencia y compromiso, que ha impulsado el crecimiento económico y…
image

El gran incremento de las bajas laborales.

En los últimos años, sobre todo desde la famosa pandemia, de la que todos parecemos habernos olvidado, las empresas sufren un altísimo incremento de las bajas laborales por contingencias comunes…